Mascota cómoda

¿Cómo afecta el frío a mi mascota?

¿Cómo afecta el frío a mi mascota?

Estrenamos nuestro Glog con un tema que no nos afecta solo a nosotros los humanos sino también a nuestros perros y gatos: el frío.

Porque a pesar de contar con una protección natural (como son el pelo y la grasa), nuestras mascotas también pueden tener frío.

Son muchos los factores los que van a influir en la temperatura de nuestro perro o gato. Vamos a ver cuáles son los más comunes y cómo acabar con ellos.

Los perros y el frío

Claro está que no será igual un invierno para un samoyedo que para un chihuahua. Los perros de razas nórdicas cuentan con una gruesa capa de grasa y un pelaje preparados para las bajas temperaturas por lo que es más difícil que lleguen a tener hipotermia, mientras que los perros de pelo corto y perros pequeños son más sensibles al frío.

Otros factores importantes son la edad y el estado de salud en el que se encuentren. Los cachorros y perros enfermos tienen un sistema inmunológico más débil y hay que protegerlos más en invierno.

 

¿Cómo saber si un perro tiene frío?

Estos son algunos síntomas que hay que tener en cuenta para saber si nuestro perro está pasando frío:

  • Temblores
  • Sequedad en la piel
  • Dificultad o lentitud al respirar
  • Movimientos lentos
  • Rigidez muscular
  • Duerme más de lo normal

Si tu perro muestra alguno de estos síntomas, tendrás que protegerlo mejor de estos fríos que a todos nos hacen temblar.

 

¿Cómo protegerlos?

Ya sabemos que no somos tan diferentes por lo que los cuidados son muy parecidos a los nuestros cuando el frío aprieta.

  • Evitar los cambios fuertes de temperatura. Si estáis en casa con la calefacción, salir de repente a la calle a dar un paseo puede llevar nuestro peludo a tener algún problema.
  • No salir a pasear en horas de temperaturas mínimas.
  • Si nuestra mascota duerme en una caseta en el exterior tenemos que asegurarnos de que su aislamiento sea correcto para protegerlo del frío y la humedad.

No lavar con tanta frecuencia a nuestro perro. En invierno, bañar a nuestra mascota puede deteriorar el pelo y provocarle sequedad y descamación.

Los gatos y el frío

El invierno llega cuando tu gato se va acurrucando, quedándose con la manta más calentita y buscando cualquier rayo de sol.

Al igual que los perros, también depende de la raza o la edad que un gato sienta más o menos frío.

Los gatos esfinge, por ejemplo, sienten más el frío que un gato con un buen pelaje.

Si nuestro gato sufre alguna enfermedad tendremos que estar más atentos de su temperatura puesto que pueden coger un resfriado.

Con los gatitos pequeños o gatos más mayores ocurre como con los humanos, son más susceptibles a enfermar a causa del frío porque su sistema inmunológico no está del todo desarrollado.

 

¿Cómo saber si un gato tiene frío?

  • Si vamos viendo a nuestro minino buscar las fuentes de calor como las mantas o radiadores, nuestro gato tiene frío, pero no tenemos de qué preocuparnos puesto que es su estrategia. Seguro que alguna vez lo habrás visto acurrucado con las patitas y el hocico resguardados, así consigue una buena temperatura para su calor corporal.
  • Podemos tocarle la punta de las orejas, la cola y las almohadillas, y si las tiene más frías de lo normal será mejor acercarle una manta.
  • Si vemos que tirita.
  •  La piloerección: el pelo de nuestra mascota se levanta formando así una cámara de aire que le ayuda a guardar su calor corporal

 

¿Cómo protegerlos?

  • Cuidado con la alimentación. Si nuestro gato suele estar más tiempo en el interior de casa (¡cualquiera sale a pasear con estas temperaturas!) no tenemos que proporcionarle ningún suplemento extra puesto que no lo quemarán, con un pienso de calidad será suficiente para esta época del año. Esto también hay que tenerlo en cuenta si nuestro gato no realizar demasiado ejercicio. Los gatos engordan con facilidad y en invierno pueden tener más apetito. Vigila que tenga una dieta equilibrada para evitar la obesidad felina.
  • Un ambiente cálido en el hogar es algo que agradecerán. Y nosotros también.
  • En los días soleados ¡sube las persianas para que nuestros peludos disfruten de los rayos de sol!
  • Si sales de casa puedes dejar preparados algunos rincones cálidos para que se cobije mientras te espera. Un rincón con mantas será suficiente.

Moda animal

Para terminar, pasamos al mundo de la moda. Porque hay dos tipos de personas, los que le ponen abriguitos a sus mascotas y los que no.

Si eres de los primeros, no es recomendable que cuando empiece a bajar un poco la temperatura le pongas un jersey a tu mascota. Hay que ir poco a poco.

Si eres de los que no se llevan bien con la moda animal, puede que tu amigo lo necesite.

Como hemos dicho antes, los cambios bruscos no son buenos y si están en casa calentitos y llega la hora de pasear podríamos ayudarles con algo de abrigo extra.

Aquí dejamos algunos trucos para elegir una buena prenda para tu mascota.

  • Que cubra hasta encima de la cola.
  • La calidad y el material son importantes para que vaya cómodo.
  • Que sea de su talla y de una estructura que le permita moverse ¡como si no llevara nada!

Por supuesto, en Gmascota te dejamos algunas recomendaciones Grrr que puedes encontrar interesantes, tan solo visita nuestra tienda o pregunta si te lo podemos conseguir, para nosotros será un gusto que tu gato o perro estén tan calentitos y cómodos como se pueda y tu, Content@!

Esperamos que con estos tips vuestras mascotas pasen un buen invierno. Y vosotros también.

¡Porque tu mascota es Genial, Grandiosa y Grrr!

Post relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *