Noticias Geniales

Los peluqueros caninos cargan contra el Gobierno por permitirles abrir “solo en clínicas veterinarias”

Autor original "La Razon"

El sector de peluquería canina y felina se ha puesto en pie de guerra contra lo que consideran idas y venidas del Gobierno en la gestión del estado de alarma y acusan al Ministerio de Salvador Illa de beneficiar a las clínicas veterinarias a las que coloca en “una clara posición de dominio, casi de monopolio”, al aclarar, a los 40 días del confinamiento, que pueden trabajar aquellos peluqueros de animales que tengan su salón dentro de una clínica facultativa.La respuesta de Illa surge después de que la patronal Aprosem se dirigiese por escrito a Sergio García, director general de la Dirección de los Derechos de los Animales, para que se autorizase “a los establecimientos de alimentación para animales de compañía que permanecen abiertos obligatoriamente al ser servicios esenciales y que cuentan, además, con servicios de higiene para mascotas, realizar esta actividad ahora paralizada al ser considerada no esencial”.La respuesta del Ministerio de Sanidad ha creado un gran malestar y confusión en el sector al señalar que se puede realizar el servicio de peluquería canina durante el estado de alarma, pero solo a través de clínicas veterinarias. “Según lo establecido en el artículo 10 del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, sólo se permite la apertura de centros y clínicas veterinarias y establecimientos minoristas que vendan alimentos para animales de compañía. No se contempla la peluquería canina en la excepción a la apertura al público de los locales y establecimientos minoristas, por tanto, solo si este servicio se presta dentro de un centro veterinario, sería posible realizarlo”, indicanEl comunicado de la Dirección General de Salud Pública, Calidad e innovación del Ministerio de Sanidad ha levantado ampollas entre los peluqueros caninos que están recogiendo firmas, ya llevan más de 5.000, y han realizado un escrito de protesta en el que señalan que se sienten discriminados “ya que tan peluquero canino es el que ejerce su servicio en unas instalaciones incluidas en una clínica veterinaria, como el que lo realiza en unas instalaciones integradas en un establecimiento de alimentación y accesorios de mascotas”.Para el sector “Permitir realizar el servicio de peluquería canina, felina y de animales de compañía a una clínica veterinaria y no al comercio minorista crearía una posición de dominio injusta por parte del sector veterinario”, además de que los enfrenta con los veterinarios, abriendo una guerra entre profesionales del mundo animal “que no beneficia a nadie”.Diferentes colegios veterinarios se han lanzado a enviar el comunicado del Ministerio a sus asociados para recordar que pueden ofrecer también sus servicios de peluquería canina durante el estado de alarma, lo que les abre otra vía de ingresos, aunque algunos de ellos han rectificado a las pocas horas alegando “incongruencia en la información recibida” por parte del Ministerio.Es el caso del Colegio Oficial de Veterinarios de Málaga que en su boletín informativo colgó ayer un aviso en rojo avisando que esa contestación debe tomarse con cautela: ” Consultados los servicios jurídicos de la Organización Colegial Veterinaria se desprende que esta contestación se debe tomar con cautela hasta que no se reciba una Orden o Instrucción mucho más clara del Ministerio“.En este sentido desde Aevet, Asociación Española de Veterinarios Clínicos, su presidente, Benito Pérez Delgado, señala en declaraciones a LA RAZÓN que las clínicas veterinarias no están autorizadas a realizar peluquería canina como tal, “sino a realizar tratamientos higiénico sanitarios siempre con prescripción facultativa. Esto es una pregunta que se hizo en su día al Ministerio para saber si podíamos dar ese servicio y nos contestaron que estamos autorizados a realizar tratamientos con prescripción facultativa”. Para AEVET, “la cuestión no es si se realizan o no actividades de peluquería canina o dónde se hacen, sino qué tipo de actividad está permitida y solo son tratamientos con prescripción”.Según Aprosem, los servicios de peluquería canina para mascotas no es solo estética animal, sino que comprende acciones de baño higiénico, corte de uñas, limpiezas de oídos, una serie de cuidados higiénicos-sanitarios “cuya carencia puede llevar a problemas como infecciones de oido (otitits), dermatitis o infestación de parásitos externos que son transmisibles a personas (riesgo de zoonosis)”, matizan en su comunicado.La patronal de peluqueros caninos y comercio minorista de mascotas, Aprosem, ha respondido de forma urgente a la Dirección General de los Animales, solicitando autorización para poder realizar esta actividad independientemente de dónde esté ubicado el salón y recordando al Gobierno que “son servicios de salud, higiene y sanidad animal”.Además, la patronal que aglutina a la mayor parte de los profesionales del sector con su negocio en regla, señala que los salones que no están ubicados dentro de clínicas veterinarias cumplen con todos los protocolos y medida de seguridad “igual o más que en las clínicas, donde al haber más servicios puede haber más concentración”.Los peluqueros caninos afectados emitieron anoche un comunicado de repulsa por la medida en el que indican que ” no se entiende que unos puedan realizar el servicio de peluquería canina y otros no. Nosotros somos los profesionales del sector”, matizan.Además informan de que “Nuestras instalaciones están bien preparadas, disponemos de las medidas de seguridad necesarias, la mayoría disponemos de ozono. El contacto con el cliente es mínimo, tenemos ideado en el gremio unas medidas de seguridad específicas, más completas que los protocolos que actualmente se exigen en otros comercios, que nos parece indispensable tanto por nuestra seguridad como por la de nuestros clientes, muchos de ellos mayores que no pueden hacerse cargo correctamente de la higiene de sus animales en casa y los tienen en estado de insalubridad”.Por todo ello, como peluqueros caninos, desvinculados de las clínicas veterinarias, “piden realizar el servicio de peluquería canina y felina exactamente igual que se les permite a las clínicas”.Durante el día de hoy, tanto la patronal como trabajadores del sector afectados están manteniendo reuniones con sus servicios jurídicos de cara a que los abogados les indiquen los pasos a seguir y decidan las medidas a tomar.

Continúa leyendo este artículo en "La Razon"

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *