Más que una mascota

Perros de asistencia: las cosas que no tenías ni idea!

“Lo increíble de esto es cómo dos miembros de distinta especie animal, de proceder tan distinto, puedan llegar a estar tan unidos”.
–A través de mis pequeños ojos de Emilio Ortíz–

¡Hola Gloggeros! Hoy empezamos con una de las muchas frases que “te llegan” del libro A través de mis pequeños ojos de Emilio Ortíz. Esto está justificado, como os habréis dado cuenta por el título de nuestro Glog: Perros de asistencia.

Los perros son unos animales que, con trabajo, se pueden adiestrar para la asistencia de personas discapacitadas pasando de ser una mascota a una parte de ellos, como por ejemplo, los perros guía que se convierten en los ojos de su humano.

Los perros guía quizá son los más conocidos, pero no queda ahí la cosa. Vamos a profundizar un poco en este tema que a nosotros, personalmente, nos fascina.

Perros y personas discapacitadas

A pesar de que los más conocidos sean los Golden retriever y el Labrador retriever, no necesariamente tienen que ser de raza. Los perros de asistencia tienen que ser dóciles, previsibles, pacíficos y cariñosos, asimismo tienen que tener una buena reacción a todo tipo de sonidos y señales y por supuesto, una buena capacidad de aprendizaje.

Además de las razas nombradas antes, también son usuales los Pastores belga malinois y los Alaskan malamuten.

Veamos en qué puede ayudar un perro ante diferentes tipos de discapacidades.

Discapacidad física

Existen perros adiestrados para coger cosas del suelo, para abrir cajones, cerrarlos, abrir puertas y cerrarlas de nuevo, encender la luz. Seguro que has visto algún vídeo en Youtube de un peludito haciendo alguna de estas cosas. No solo sirven para entretenernos visualmente, también ayudan a muchas personas que no pueden hacer estos gestos tan cotidianos.

Discapacidad auditiva

Son los oídos de su humano. Un perro de asistencia para personas con discapacidad auditiva les ayuda a saber si suena algún objeto como un timbre para llevarles a él. También pueden prevenir accidentes, como por ejemplo parar a su dueño ante el claxon de un coche que no le da tiempo a frenar, llevarles hacía un bebé o un niño que esté llorando, avisarles de una alarma o ser su despertador cada mañana.

Discapacidad visual

Los ya conocidos como perros guía. Recomiendo el libro que citaba en el inicio del Glog A través de mis pequeños ojos de Emilio Ortíz para conocer qué pasa por las cabecitas de los perros guía y aprender a tratarlos cuando están trabajando.

Personas expuestas a algún tipo de emergencia

Ya sean personas mayores, epilépticos o diabéticos, por ejemplo. Son personas que pueden sufrir una crisis y un perro puede salvarles la vida pidiendo ayuda.

Autismo

Hay perros que establecen un vínculo tan fuerte que llegan a disminuir las conductas típicas de las personas con autismo. Esta es la conocida como Terapia Asistida con Animales (TAA) que ayuda a motivar y reforzar las habilidades sociales como la concentración, comunicación, atención y la autoestima. Esta terapia se recomienda desde edades tempranas. Es una buena idea entregar uno de estos perros a niños con autismo a partir de los 3 ó 4 años de edad para disminuir comportamientos típicos específicos del autismo.

Otros perros de terapia

Estos van dirigidos a personas con trastornos psicológicos como la depresión, a centros de mayores, centros de drogodependientes u otros centros sociales. Aunque todas las razas pueden ser buenas para este tipo de terapia, algunos destacan por sus características como son el Cavalier King Charles Spaniel, el Yorkshire terrier, el Labrador retriever, el Chihuahua y el Bulldog francés.

Muchos pacientes que han interactuado con perros de terapia manifiestan que han sentido una mayor seguridad en sí mismos al estar acompañados por animales, ya que les hace ver que aunque tengan algún tipo de trastorno pueden cuidar de una mascota.

Adiestramiento

Para que estos perros se conviertan en perros de asistencia pasan por un proceso de adiestramiento bastante largo, como mínimo dura entre 8 y 10 meses, aunque puede llegar a prolongarse hasta 2 años. Lo normal es que desde cachorros sean destinados a ser perros de asistencia. Muchos provienen de protectoras de animales o perreras.

El adiestramiento consiste en enseñar a los perros a realizar tareas que en un futuro ayuden a sus dueños como abrir y cerrar puertas, avisar cuando escuchen un timbre, ponerse y quitarse los zapatos, etc.

 

Los perros de asistencia, además de aprender las tareas que realizarán, tienen que acostumbrarse a un trato especial como, por ejemplo, que se deje tocar por todas las partes de su cuerpo, no alterarse por posibles comportamientos o sonidos bruscos y no distraerse cuando esté de servicio.

Si eres de esas personas que cuando ve un perro por la calle tiene que hablarle, ¡cuidado! hay que tener en cuenta si es un perro de asistencia. El perro está de servicio y no debemos distraerle.

Esto es solo un resumen de las muchas cualidades y beneficios que pueden aportar los perros de asistencia y la Terapia Asistida con Animales (TAA). Con mucha seguridad más adelante seguiremos profundizando en este tema tan importante en Gmascota. Por todas estas cosas y más, los animales nunca dejarán de sorprendernos.

 ¡Porque tu mascota es Genial, Grandiosa y Grrr!

Post relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *