Noticias Geniales

¿Por qué lloran los perros? 7 posibles causas y cómo actuar

Autor original "Ok diario"

Cuando tomamos la decisión de adoptar un perro, lo aceptamos y amamos como un miembro más de la familia. Por este motivo, cuando vemos a nuestra mascota llorar sufrimos por ella y nos preguntamos qué le puede suceder. Pues bien, al igual que ocurre en los humanos, los motivos por los que lloran los perros pueden ser de lo más variados. Desde estrés hasta llamada de atención, estas son las causas más habituales.

Estrés 

Sí, aunque muchos lo desconocen, los perros también sufren estrés, tanto si son cachorros como adultos. Esto es algo habitual cuando se enfrentan a alguna de estas situaciones: nuevo hogar, viajes, visitas a la clínica veterinaria, ruidos fuertes… Cuando los perros lloran porque se encuentran en una de estas situaciones es algo completamente normal porque les generan mucho miedo y ansiedad.

Tristeza del dueño

Los perros saben reconocer muy bien cuándo su dueño está triste. Por lo tanto, si nosotros estamos tristes y decaídos por alguna razón, es muy probable que el can permanezca a nuestro lado sin moverse y mostrarse más calmado de lo habitual. Incluso puede perder interés en sus juguetes, y llegar a rechazar la comida. ¿Cómo podemos darnos cuenta de esto? El comportamiento más común es que los perros apoyen su cabeza en nuestro regazo, y pueden lamer nuestras lágrimas.

Cachorros

Es muy normal que cuando adoptamos un perro siendo cachorro llore durante los primeros días, especialmente por la noche. Esto tiene una explicación muy sencilla: echa de menos el calor de su madre. Por lo general, son suficientes dos o tres semanas para que el animal se acostumbre a su nueva vida y deje de llorar.

Ancianos

Sí, los perros cuando son ancianos también lloran. El proceso de envejecimiento de los canes conlleva una serie de cambios mentales y físicos. En este caso, lloran de noche ya que estos cambios suelen alterar sus patrones de sueño. Pasan más tiempo durmiendo a lo largo del día, y se mantienen despiertos y alerta de noche. La artrosis es una de las enfermedades más frecuentes en los perros a medida que cumplen años, y puede provocar quejidos, lloros y malestar general.

Dolor

Tal y como hacemos las personas, los perros también lloran cuando no se sienten bien y tienen algún dolor físico. ¿Cómo podemos saberlo? En la gran mayoría de los casos los signos son evidentes: cambios en el comportamiento, cansancio sin razón aparente… Lo mejor que podemos hacer es llevar a nuestra mascota al veterinario a la mayor brevedad posible.

Perro con vendaje

Llamar la atención

Uno de los grandes motivos por los que los perros lloran es porque quieren llamar nuestra atención. No hay que olvidar que son animales muy inteligentes y, al igual que ocurre con los niños, saben muy bien que con lloros y quejidos pueden conseguir exactamente lo que quieren. Si desde que nuestra mascota era un cachorro se ha acostumbrado a utilizar esta técnica para satisfacer sus deseos, seguirá ocurriendo durante toda su vida adulta. Lo mejor que podemos hacer es tratar de reconducir su actitud, con paciencia y sin ceder ante el chantaje emocional.

Hambre o sed

Como resulta lógico, los perros pueden llorar cuando tienen hambre o sed. Cuando adoptamos a nuestro peludo, una de las principales tareas que debemos llevar a cabo es la de establecer una rutina de comidas, de forma que poco a poco vaya teniendo claro cuándo tiene que comer. De esta manera, todo es mucho más sencillo. Si en algún momento vamos a ausentarnos, podemos adquirir un comedero automático para asegurarnos de que el perro va a tener su comida en el momento adecuado. El agua también tiene que estar siempre fresca y limpia.

Ahora que conoces las causas por las que lloran los perros, seguro que quieres saber cuál es la forma correcta de actuar. Si no hay una causa aparente del lloro, la única solución es reconducir su conducta.

El animal tiene que saber que cuando le dices ‘no’, efectivamente significa ‘no’, y no va a conseguir nada llorando y gimoteando. Al principio puede resultar complicado porque oír a un perro llorar no es nada agradable, lo que podría moverte a mostrarle tu cariño para que sepa lo mucho que le quieres. Pero no debes hacerlo.

Por supuesto, es esencial que pases con tu perro el máximo tiempo posible. Seguro que así no tiene que recurrir al lloro para llamar tu atención y que juegues con él o le acaricies. Puedes también probar a darle algún premio cuando aprenda a esperar.

Continúa leyendo este artículo en "Ok diario"