Noticias Geniales

Razas de gatos: el singapura

Autor original "Ok diario"

En el mundo de las mascotas, hay varias razas que son ‘polémicas’. Bien sea porque no hay acuerdos unánimes en torno a sus características, o porque no está claro su origen. Incluso hay muchas que no gozan de estatus oficial dentro de todas las asociaciones, ya sean caninas o felinas. Esto ocurre con el gato singapura. Una especie que se cree proviene de Singapur, aunque no todas las investigaciones al respecto son concluyentes. De cualquier forma, es el animal oficial de esta nación del sudeste asiático.

Lo más llamativo de todas las contradicciones y disputas que se ciernen alrededor de su origen, es que se trata de una estirpe relativamente joven. Se tiene a la década de 1970 como su época de ‘gestación’, por lo que acceder a los registros históricos en teoría, no tendría por qué ser muy complicado.

Características generales

El gato singapura es una de las razas de felinos más pequeñas del mundo. Incluso hay especialistas que lo colocan de número uno dentro de esta lista. Los machos adultos, que concluyen su desarrollo físico a los 24 meses de nacidos, no superan los tres kilogramos sobre la báscula. Razas felinas

Se trata de un animal dueño de grandes orejas y prominentes ojos almendrados, rasgos que resaltan todavía más en medio de sus diminutas dimensiones. De hebras marrones y sepias, con variaciones o manchas a lo largo del cuerpo. Según los registros oficiales, el único color reconocido para esta raza es el sepia agouti. Tonalidad monocromática que le da cierto aspecto ‘vintage’. Su cola es de longitud media y gruesa.

Muchos lo toman como una versión pequeña del gato abisinio. Tanto por sus rasgos físicos y su elegancia, como por su constante disposición a los juegos. Resulta llamativo que detrás de su aparente fragilidad se esconde un minino de músculos fuertes y bien desarrollados.

Gato singapura: personalidad

Como hemos visto en líneas anteriores, el gato singapura disfruta enormemente de los juegos en compañía de sus dueños. Pero al mismo tiempo, es un animal que aprecia la independencia, por lo que parte del tiempo se aísla o se escapa lejos de todos. Una combinación que puede confundir un poco a sus cuidadores. Principalmente a los ‘novatos’ en el ‘arte’ de la convivencia con felinos domésticos.

Tímido y reservado con los extraños, aunque una vez que entra en confianza, se muestra alegre y vivaz. Establece buenas relaciones con los niños, siempre que la socialización entre mascotas e infantes sea la correcta. De allí que la supervisión por parte de adultos es esencial.

A diferencia de otras razas asiáticas, su maullido es apenas audible. En ocasiones sus dueños advierten que está maullando solo porque lo ven abrir la boca, una especie de ‘lectura de labios’. Entre sus actividades favoritas destaca el acurrucarse en las piernas y sobre los hombros de ‘sus humanos’.

Cuidados y alimentación

En líneas generales, estos mininos gozan de buena salud. No se tiene conocimiento de alguna predisposición genética a enfermedades graves. Eso sí, como ocurre con todas las mascotas, las visitas periódicas al veterinario no son negociables. Lo mismo que mantener al día el calendario de vacunas.

Como felinos, son carnívoros. Siempre se recomienda basar la alimentación en croquetas especiales para gatos. La mejor manera de garantizar una dieta balanceada y sin riesgos de sufrir reacciones adversas. El tamaño de las porciones variará de acuerdo al nivel de actividad física de cada ejemplar. Quienes vivan en pisos requieren de menos gramos, en comparación con aquellos que pueden explorar con libertad espacios a cielo abierto.Razas felinas

Al ser poseedores de un pelaje corto y ceñido al cuerpo, no demandan de muchos cuidados específicos. De cualquier forma, se recomienda cepillarlos una vez por semana, centrándose especialmente en su cola.

La ‘polémica’ en torno a su origen

Se tiene a 1975 como el año de nacimiento de esta raza. Se creó a partir de cuatro ejemplares de ‘gatos de drenaje’ recogidos en Singapur y trasladados a Estados Unidos. Pero algunas investigaciones han encontrado que los supuestos mininos callejeros encontrados en los drenajes de la ciudad, viajaron primero desde Norteamérica hasta Asia.

También se descubrió que los ‘gatos fundadores’ fueron importados al país de las barras y las estrellas como abisinios. Otras dudas van referidas a que su génesis estaría en el cruce no declarado de birmanos, siameses y los ya mencionados abisinios. A pesar de todo, la CFA (Asociación de Criadores de Gatos, por sus siglas en inglés), mantiene para estos mininos el estatus de raza natural.

Cómo adoptar un gato singapura

Los ejemplares de esta raza no son muy abundantes. La mayoría se concentran en Estados Unidos, además de en el país del que son la mascota oficial y al que le deben su nombre. Sin embargo, no es imposible de conseguir en España. Eso sí, para quienes padecen de alergias, adoptar un singapura no es la mejor de las ideas.

Continúa leyendo este artículo en "Ok diario"