Noticias Geniales

Razas equinas: el caballo mongol

Autor original "Ok diario"

El caballo de mongol fue uno de los primeros equinos domesticados y hay pruebas de nómadas montando caballos en las estepas de Asia central desde 2000 a.C. Se cree que esta raza de caballo es la fundadora de muchas otras razas en Asia, incluido el Akhal Teke. Este caballo mongol, se supone que no ha cambiado desde la época de Genghis Khan (siglos XII y XIII). Todavía se pueden ver varios ejemplares de esta raza, más de 3 millones, utilizados por los nómadas tradicionales de Mongolia, número que supera a la población humana de ese país. Más recientemente, ha habido intentos de cruzar los caballos mongoles con árabes, para tratar de darles un poco más de altura manteniendo sus cualidades de resistencia. Es de esperar que estas iniciativas no conduzcan a la pérdida del modelo original.

Características del caballo mongol

Forjado por el duro clima de las estepas, el caballo mongol se deriva de milenios de despiadada selección natural, que se suma a una selección humana muy antigua.

Pequeño, casi un pony, su dureza es legendaria, sin embargo, y acompaña a los nómadas de Mongolia en su vida diaria. Les proporciona medios de transporte, leche y, a veces, carne en invierno. El caballo de mongol es bajo y robusto, con patas fuertes y cabeza grande. El tamaño puede variar desde 12 a 14 manos, a pesar de su pequeño tamaño tiene una gran resistencia y pueden galopar hasta 10 km sin descanso. Al vivir en estado semi salvaje, sus pezuñas son duras y fuertes y por lo que es raro que tengan problemas en los pies.

Cada raza tiene características que las diferencia: los caballos del desierto tienen patas más grandes, los caballos de montaña son más cortos y más fuertes y los de estepa son los más altos y rápidos. Cada provincia tiene su preferencia de color, en la región de Darkhad prefieren caballos grises y Nyyamgava prefieren bayos o negros. Los pastores se reproducen más por el color y la velocidad que por la contextura física y el temperamento.Caballos: el mongol

El caballo mongol tiene su cuerpo adaptado para soportar muy bajas temperaturas, con gruesos abrigos, una crin abundante y cola gruesa. Se alimentan casi exclusivamente de hierba y toman muy poca agua, solo una vez al día.

En invierno reemplazan el agua líquida por la nieve y complementan con la hierba. Por lo general, en inviernos muy fríos suelen perder hasta un 30 % de su peso corporal, que después deben recuperar durante el verano, para poder sobrevivir al próximo invierno. A pesar de llevar una vida casi salvaje, suelen vivir muchos años, por lo general entre 20 y 40 años.

Estos caballos casi nunca se calzan, excepto en invierno en la región del lago Khovsgol, para arreglar púas a los caballos que tiran del trineo en el lago helado.

Casi todos los colores son posibles en esta raza equina, incluidos aquellos con signos muy antiguos como rayas de cebra. Los nómadas mongoles no tienen nombre para sus caballos, los llaman por su color, y tienen decenas de términos diferentes para describir las sutilezas de los posibles colores de sus caballos.

“Un mongol sin caballo es como un pájaro sin alas” Chinggis Khan

Por lo general, el caballo mongol macho se emplea para el transporte, las carreras y ocasionalmente la carne. A diferencia de los machos, las hembras rara vez se montan, pero se utilizan para la leche (hasta seis veces al día en verano) y para la reproducción. La mayoría de los caballos tienen un dueño, son propiedad de un pastor o de una familia. Cada uno con su marca correspondiente, y son traídos varias veces al día al igual que el ganado que se conduce en aquella región.

Los caballos acostumbran a buscar los mismos lugares de pastoreo en las distintas estaciones, para que los mongoles sepan dónde encontrarlos. Suelen hacerlo dentro de los 10 Km, el pastoreo dura varias horas y muchas veces se realiza con solo dos jinetes.Caballos mongoles

Una vez terminado el pastoreo son llevados a la casa de la familia, los caballos van a un corral o se atan con una cuerda mientras se produce el ordeño en el caso de las hembras, a los machos se los preparan para el trabajo. Se acostumbra a que los pastores tengan entre cuatro o cinco caballos favoritos dentro de la manda de 25 o 30 machos, con un número similar de hembras. Siendo el resto de los equinos un símbolo de riqueza y estatus.

Entre cuatro y cinco caballos son los que trabajan diariamente, muchas veces durante todo el día. Algunos caballos se tienen solo para el uso de la familia, como los de montar. Los más viejos y tranquilos son los elegidos para que sean montados por niños o mujeres. Cada familia tendrá sus caballos favoritos, esta es una costumbre general, también se suelen entregar como obsequios entre ellos.

Continúa leyendo este artículo en "Ok diario"