Noticias Geniales

Si te gusta más un gato que un perro eres un neurótico

Autor original "La Razon"

El investigador descubrió que los encuestados que dijeron que preferían los gatos tendían a ser más abiertos y neuróticos, mientras que los que se vuelven locos con los perros tienen una mayor extroversión y amabilidad.En cuanto a la personalidad de ‘perrunos’ o ‘gatunos’, Delgado agrupó sus conclusiones en cinco grandes rasgos que resumió con las siglas OCEAN: accesibilidad, escrupulosidad, extroversión, amabilidad y neuroticismo (entendiendo este último como un compendio de la sensibilidad y el nerviosismo del individuo).Preguntar en qué se diferencian la gente de los perros y la de los gatos es simplemente hacer una pregunta simple sobre un tema complicado. Por un lado, al hacerlo, “estamos tratando a los gatos y perros como si de alguna manera fueran equivalentes”, dice Delgado. “Y son animales muy diferentes”.Los gatos y los perros tienen diferentes historias de domesticación, diferentes necesidades, diferentes apegos a sus dueños y diferentes comportamientos naturales que son más o menos compatibles con las necesidades y comportamientos humanos. Y, al igual que los humanos, son diferentes entre sí: lo que funciona para un humano y un gato puede no funcionar para otro humano u otro gato.Aún asi, el investigador de la Escuela de Veterinaria UC Davis, se ha lanzado a hacer una encuesta en la que preguntó a los ciudadanos si eran más de gatos o de perros. Y sus conclusiones son claras: Los que prefieren perro son personas más extrovertidas y amables, normalmente dominantes en las interacciones sociales y bastante narcisistas, frente a los que prefieren gatos que son personas más abiertas y neuróticas. Llama la atención que aquí el género tiene mucha importancia porque las mujeres son, claramente, más amantes de los gatos que los hombres.Otra dirección de investigación futura que Delgado dice que es importante es observar cómo la COVID-19 y el trabajo desde casa han afectado el apego de las personas a sus animales de compañía. Los investigadores en su campo comenzaron las encuestas al principio de la pandemia y podemos esperar obtener más información sobre esto en los próximos años.Además, igual que las personas, gatos y perros son diferentes entre sí, por lo que cada relación entre una persona con su perro o gato es un mundo. Lo que funciona con unos puede no funcionar con otros. Por eso tal vez la pregunta no sea si eres una persona de perros o gatos, sino si tu vida tiene espacio para una mascota, y estás listo para traer tu conciencia, amabilidad, neuroticismo o cualquier otro rasgo que tengas en tu relación con tu nuevo amigo difuso.La investigación de Mikel Delgado también concluye que ciertos rasgos de la personalidad del individuo se asocian a distintos tipos de mascotas.

Continúa leyendo este artículo en "La Razon"